logocultura.gif (1257 bytes)


C A N A L E S

ARTE

HISTORIA

LITERATURA

 

S E R V I C I O S

EL FORO DE LITERATURA

Agregar recursos | Colaboraciones y Sugerencias

Los cuentos de Ricardo A. Kleine Samson

Lunita.

No me gustaría y además no quiero dejar pasar algo que anualmente, y creo que desde siempre, observo con mucha atención y alegría y que particularmente hoy estimulo mas que nunca mi curiosidad.

Sucede que en el alero del techo del living, justo sobre una puerta que habitualmente usamos para ir al jardín, este año, una hembra de gorrión ha honrado nuestra confianza haciendo su nido, tenemos por costumbre no molestarlos, muy a pesar de la irrespetuosa manera que tienen estos pájaros de trinar, sin considerar horarios, ni costumbres ajenas. A veces su algarabía alegra, otras molesta impertinentemente, pero ellos no se dan cuenta, en realidad creo que no les interesa. ¡ En fin!.

Desconozco cuantas crías es capaz de tener una mamá gorriona, pero estoy seguro que por lo menos esta, este año ha tenido 4. Dos murieron, brutalmente asesinados por nuestra perra "Lunita", quien obviamente no opina lo mismo que nosotros respecto del respeto que debe reinar entra las distintas especies. A las otras dos crías, a medida que empezaban a asomar de su nido en sus intentos por aprender a volar o reclamar histéricamente la comida, cuya madre responsablemente se ha ocupado de conseguir, no he dejado de observarlas y verlas " crecer" cosa que todavía me sigue deslumbrando, ( y espero que no deje de hacerlo nunca). Hoy al medio día con una de mis hijas, Manuela, ( de 6 años), escondidos tras una cortina, veíamos como estos pichones, practicaban los primeros vuelos "largos" y regresaban al nido. Aprovechando el descuido de "Lunita" y siempre custodiados por su madre, terminaban de comer torpemente los restos de arroz del plato de su enemiga o migas de galletitas que mis hijas desparraman por ahí.

Manuela, con ternura y esa prematura maternidad que espontáneamente brota del corazón femenino, miraba verdaderamente maravillada mientras me comentaba en secreto que no le íbamos a decir nada a "Lunita" quien además estaba intentando "cazar" Zorzales y Horneros que atrevidamente buscaban lombrices en el parque. ¡Nuestra perra no admite visitas!.

Una multitud de gorriones se había aproximado al plato y alborotados le impedían a las Calandrias comer los restos de arroz, mientras los pichones, mezclados entre los de sus especie aprendían rápidamente aquellas triquiñuelas que con seguridad los salvarían de la muerte en su corta vida. De repente y desde el fondo del parque Lunita advirtió del arrebato culinario del que estaba siendo víctima por lo que desesperada se lanzo a la carrera para evitar el robo, mientras que con Manuela planeábamos intervenir en caso que los pichones corrieran peligro. No hizo falta. La naturaleza es sabia para dar vida y quitarla. Todos desaparecieron, mañana volverían a intentarlo. La vida tiene esa costumbre de manifestarse este o no Lunita.

Ricardo A. Kleine Samson

Neuquen, 6 de noviembre de 1999

Portada Latindex | La Prensa Latina | Guía de Buscadores Latinos
WebCams Latinas |
Cultura Hispánica | Guía del Ocio
Central de Recursos Gratis | MegaBolsa (Finanzas e Inversión)


LATINDEX © 1.999-2.002
Todos los derechos reservados

Latindex.com es propiedad de Francisco Martín
Cualquier reproducción total o parcial debe contar con su autorización expresa
Optimizado para una resolución de 1024x768 píxeles y Explorer 4.0 o superior