logocultura.gif (1257 bytes)


C A N A L E S

ARTE

HISTORIA

LITERATURA

 

S E R V I C I O S

EL FORO DE LITERATURA

 

Agregar recursos | Colaboraciones y Sugerencias

Los cuentos de Ricardo A. Kleine Samson


Esteban y Papa Gorila.


………..Una vez……… en la selva vi a Mamá Gorila intentando descansar del sopor del medio día, en un viejo pero seguro árbol de la jungla. Su vigilia se debía a su cachorro que inocente he imprudente jugaba travieso con otros de su especie, que en el mismo árbol y a modo de comunidad compartían con otras madres junto a ejemplares jóvenes de gorilas.

Nadie desconocía el peligro al que todos sé exponían, pero ese no era el problema de Mamá Gorila, por lo que no se preocupaba. La formación de los hijos era su ocupación y a eso se dedicaba con toda la experiencia que puede tener, porque además así había sido formada y así lo trasmitía. No daba ordenes. Su despreocupación frente al peligro no era por irresponsable, en la copa mas alta del árbol estaba Papá Gorila, quien también intentaba descansar y que solo podía hacer cuando una brisa de aire fresco de la selva le regalaba un minuto de sosiego en su vigilia. Su responsabilidad no era mayor por estar allí arriba, por el contrario estaba allí por responsable, y desde allí se ve mejor y más claro. No comía mas bananas por ser líder. Su responsabilidad mas importante era buscar la integridad de su especie como comunidad menor, de una mayor, a la que en realidad y por sobre todas las cosas se debía. El no lo sabia explicar pero lo hacia muy bien. Papa Gorila respondía por todos, pero no cuidaba a nadie, sino a toda una comunidad, por lo que las concesiones era para todos y para nadie. No cuidaban al árbol, el árbol los protegía.

Cuando Papa gorila caminaba entre los suyos todos lo miraban, nadie le temia, era respetado porque él respetaba a todos. Eran dignos. No eran honorables. Eran gorilas.

Quizás Papa Gorila al ver en su comunidad educar a sus hijos recordaría su juventud como aprendiz y que por haberlo hecho tan bien lo llevo a tal jerarquía, por lo que era respetado, y además tan puntillosamente ejercía. No forzó su voluntad, por eso estaba allí y no iba a bajar salvo una amenaza a los suyos. En Papá Gorila había algo que singularmente lo hacia Grande y era que, aun sabiendo que, algún día seria reemplazado por alguno de los jóvenes machos que tan bien protegía del peligro, él no lo iba a evitar, porque a Papá Gorila no le interesaba su persona, le interesaba su especie, y no era porque la amaba, era porque así debía ser. Ese día, el del reemplazo, pelearía a muerte con el otro, solo para que la comunidad supiera quien seria su nuevo líder, quizás muriese, pero no se iría para siempre, volvería a la tierra de siempre, con la misma dignidad con la que había nacido. Nadie lo recordaría, el no era importante, la especie sí.

Nadie en la tribu sabia lo que podía pasar, pero estaban preparados para cualquier cosa y en cualquier momento. No estaban seguros de nada, solo estaban tranquilos, confiaban en sí mismos y en nada más.

Papa gorila no era ni bueno ni malo, ni valiente ni corajudo, ni tierno ni generoso y mucho menos bondadoso. A veces se equivocaba. No había hecho curso alguno de liderazgo, ni de relaciones con la comunidad, ni Mama Gorila había leído revista de maternidad, ella era la maternidad, quien podía enseñarle algo más…………..

-Papá, la Seño. dice que nacimos de los monos…….

 

-………Ojalá. Yo creo que la ciencia se equivoca al reconocer que evolucionamos de ellos. Ya ves no tenemos ni sus pelos ni su rostro, no dormimos en los arboles, caminamos erguidos y soberbios sobre nuestra arrogancia, no nos humillamos como ellos que caminan agachados, además hablamos. Solo hay algo muy parecido entre ellos y nosotros……

-¿Y que es Papa….?

-..El sexo. El de los machos gorilas es mucho más grande que el de nuestras elite, por eso son tan mariconas y duermen tranquilas ante la angustia. No le tienen miedo a nada. Ellos son los peligrosos, por eso los ciudan cuando duermen. No tienen conciencia de especie, solo de individuos, por eso no cuidan a nadie……..

-¿Y entonces de donde nacemos….? Pregunto Manuela

 

-¡De la cigüeña! Respondió Esteban

 

-¿O del zapallo…? Sugirió Candela

 

-¡NO!. La cigüeña lleva zapallos……………Estableció Esteban

 

Ricardo A. Kleine Samson

Neuquen, 27 de julio de 1999

Portada Latindex | La Prensa Latina | Guía de Buscadores Latinos
WebCams Latinas |
Cultura Hispánica | Guía del Ocio
Central de Recursos Gratis | MegaBolsa (Finanzas e Inversión)


LATINDEX © 1.999-2.002
Todos los derechos reservados

Latindex.com es propiedad de Francisco Martín
Cualquier reproducción total o parcial debe contar con su autorización expresa
Optimizado para una resolución de 1024x768 píxeles y Explorer 4.0 o superior