logocultura.gif (1257 bytes)


C A N A L E S

ARTE

HISTORIA

LITERATURA

 

S E R V I C I O S

EL FORO DE LITERATURA

 

Agregar recursos | Colaboraciones y Sugerencias

Los cuentos de Ricardo A. Kleine Samson

A veces...

A veces nos pasa que ciertas "cuestiones" nos impresionan tanto que algo dentro de nosotros nos "moviliza" de tal manera que ya no podemos ver las "cosas" como antes. Suele suceder….¿O no?.

Particularmente me gusta la ciencia, sobretodo la astrofísica. Las estrellas siguen siendo para mí algo maravilloso. ¿A quien no les gusta?, sobretodo cuando uno logra comprender, aunque sea mínimamente, como funcionan, como nacen, porque son así, etc. etc.. Siempre me gusto escribir sobre ellas, de hecho he leído muchos libros de astronomía y este año fui a dar con un texto que verdaderamente me impresiono, he leído y releído cada frase, cada palabra, con muchisima atención. Sobre este texto ya he escrito varios relatos y pretendo con este terminar y pasar a otro tema. El libro en cuestión se llama: "Las siete leyes del caos", sus autores son científicos y son David Peat y John Briggs, y se los recomiendo, es una inversión que vale la pena.

Nada de lo que aprendemos sirve si no lo llegamos a comprender y mucho menos aplicar, y en este sentido la ciencia, como otras disciplinas, a abierto nuevos y maravillosos caminos al conocimiento, y sobretodo esta teoría nos demuestra el profundo sentido que tienen las sutilezas que generalmente ignoramos. Cabe recordar, por ejemplo, que el batir de las alas de una insignificante mariposa puede ocasionar una tormenta del otro lado del planeta, mientras que inocentes la observamos desconociendo lo que ocurre al otro lado del mundo…..Por ejemplo mire que curioso: Los occidentales nos sentamos en sillas cuyas patas apenas tocan el suelo, nuestras ventanas además de pequeñas casi siempre están cerradas, mientras que los orientales se sientan directamente en el suelo, sus casa casi no tienen paredes y parecen brotar del paisaje. ¿Qué tiene de curioso todo esto?….Pues nada, si no atendemos al origen que genera tal comportamiento, vera Ud., mientras que los occidentales creemos que "Venimos a la tierra", los orientales aseguran que es "La tierra quien los trae". Fíjese como una pequeña sutileza puede configurar toda una cultura y determinar el comportamiento de una sociedad. Y si pensamos en ello, asegurar que "venimos al mundo" desde el mas allá nos autoriza, como seres superiores, a hacer lo que queramos con él, mientras que si "es el mundo el que nos trae" debemos adaptarnos, como invitados funcionales, armónicamente a él, a riesgo de matarlo como creo lo estamos haciendo actualmente. Tengo para mí que esta teoría, la del caos, nos permite algo importante como es el caso de generar dudas, sobretodo en aquellas cuestiones más importantes de la vida. Por ejemplo, se me ocurre preguntar: ¿Cómo es posible que con todo el bagaje de conocimientos que hemos adquirido en estas ultimas décadas, con todos los datos y cifras que desnudan la tragedia de nuestra realidad, con todo el poder que hemos alcanzado no seamos capaces de enfrentar nuestra realidad y cambiarla? ¿Cómo es posible que un proyecto abstracto y a futuro nos impida ver el presente y transformarlo? ¿Qué tiene el futuro de seductor que nos cautiva y dinamisa tanto para encarar aventuras a mediano plazo, sin que tengamos valor para afrontar el presente? ….Entonces, vuelvo a hacer una pregunta: ¿Si lo meteorólogos no pueden garantizarnos como se comportara el clima dentro de 5 o 6 días, como hacen nuestro gurues para asegurarnos que seremos felices dentro de 5 o 6 años? …..es imposible verdad?? .Pues bien metámonos algo en la cabeza: El destino como tal no existe, es solo una imaginación, una ilusión. Y cuando la esperanza y la ilusión se hacen tótem culturales es porque hemos perdido nuestra capacidad de hacer lo más elemental que es pensar, reduciendo todo esa calidad intelectual a una estúpida ilusión. De manera que esa frase mágica y a la vez cínica que a nuestros pro-hombres –públicos y privados- les encanta pronunciar y que más o menos dice así: "Llevaremos a nuestra nación a su destino de grandeza", además de ser hipócrita es inviable. ¿Por qué es inviable? ….Bueno, vera Ud. nuestra complicidad con el poder, otro rasgo cultural de occidente, les garantiza a los poderosos llevar a cabo sus planes, ¿qué pasaría si recuperamos nuestra creencia en la sociedad que nos ha formado?, ¿Qué pasaría si nos convencemos que el gobierno, nuestro democrático gobierno, es la herramienta más poderosa que tenemos los ciudadanos para enfrentar las hipócritas sutilezas de nuestros cretinos dirigentes?. El ser humano, sin sus pares, sin sus referentes sociales, si el aire familiar de su comunidad, no es nada ni nadie, y queda relegado a su más humilde y humillante condición de esclavo. Si no ocupamos nuestro lugar alguien lo hará por nosotros y ya no podremos quejarnos por haber abandonado un lugar que nos es propio y común. La globalizacion, esa nube sin origen que promete emparejarnos a todos en un mismo nivel de súbditos, no es otra cosa que nuestra propia incapacidad de organizarnos como sociedad con el ancla en la tierra y el deseo desinteresado del bien común.

Si las personas no pensamos, alguien lo hará por nosotros, si no ocupamos nuestro lugar de ciudadanos alguien lo ocupara, si no somos una sociedad fuerte alguien, sutilmente, arrebatara ese poder en su propio beneficio haciendo lo que deberíamos hacer nosotros. Los individuos no podemos escapar a nuestra condición mortal, pero solo a través del recupero de las creencias colectivas de cada comunidad es que podemos huir a esta condición y ser casi eternos, como la luz de aquellas estrellas que ya no existen y aun siguen viajando en la oscuridad del espacio alumbrando nuevas y creativas formas de vida. Y aquí, mis queridos amigos, es cuando recobra su vigencia vigorosa la celebre frase de nuestro consagrado pensador occidental Joan, cuando el eco de su voz resuena en nuestra conciencia y nos recuerda: "No sabrás todo lo que valgo hasta que no pueda ser junto a ti todo lo que soy…………"

Por ultimo, ya para terminar, la teoría del caos también nos enseña a ser educados y gentiles, deseándoles a todos unas felices fiestas y dándoles a cada uno un beso, bien dado, con todo mi corazón.

 

Ricardo A. Kleine Samson

Neuquen, 14 de diciembre de 2000

 

Nota: este texto fue inspirado en los siguientes libros:

Las 7 leyes del caos, de J. Briggs y D. Peat

La civilización inconsciente, de J. Ralston Saul

Del paro al ocio, de Luis Raccionero

La ilusión económica, de Emmanuel Todd

Los puntos, las comas y los errores ortográficos son otra generosa contribución del autor a la literatura contemporánea.

Portada Latindex | La Prensa Latina | Guía de Buscadores Latinos
WebCams Latinas |
Cultura Hispánica | Guía del Ocio
Central de Recursos Gratis | MegaBolsa (Finanzas e Inversión)


LATINDEX © 1.999-2.002
Todos los derechos reservados

Latindex.com es propiedad de Francisco Martín
Cualquier reproducción total o parcial debe contar con su autorización expresa
Optimizado para una resolución de 1024x768 píxeles y Explorer 4.0 o superior