logocultura.gif (1257 bytes)


C A N A L E S

ARTE

HISTORIA

LITERATURA

 

S E R V I C I O S

EL FORO DE LITERATURA

 

Agregar recursos | Colaboraciones y Sugerencias

Los cuentos de Carlos Fierro

No más de 180

Atravesó la puerta del despacho el triángulo escaleno y apoyando uno de sus vértices sobre la mesa habló claro:

- Doctor, vengo a que me cambie los ángulos.

- A ver muchacho, ¿me dices que quieres cambiarte los ángulos? Pareces aún joven, y todavía debes tener los vértices de leche. ¿Eres ya mayor de edad?

- No doctor, pero tengo el permiso de mis padres. Aquí se lo traigo por escrito y firmado.

- Bien, o sea que quieres cambiarte los ángulos y tienes el permiso, ¿quieres que te hagamos un transplante de ángulo? Mmm..., no sé, me parece que no tienes edad, ¿crees que estás preparado para ser una cuadrado?

- No doctor, no lo creo, pero sospecho que usted no me ha entendido bien. Yo simplemente le he dicho que quería acambiarme los ángulos, no más. Me explico: como puede verse, soy, de nacimiento, obtusángulo, y bueno, creo que ya es hora de que me cambie los ángulos, y sí, claro, que sigan siendo tres, pero no de esta manera.

- Ah, bueno, esto que me planteas es otra cosa. Para esto ni siquiera necesitas el permiso de tus padres.

- Uy, pues ¡menos mal!, porque lo había firmado yo mismo. Era una falsificación.

- ¡Ay, qué chiquillada! ¡Menudo pilluelo estás hecho!

- Sí, doctor, es que son unos padres muy estrictos, muy cuadrados.

- Bueno, vayamos al grano. Supongo que lo que querrás primordialmente es tener un ángulo rectángulo, ¿no?, que parece que ahora que se acercan los Reyes lo están anunciando mucho y está muy de moda.

- Pues sí, claro que sí, ha sido mi sueño desde hace años, y ahora que tengo unos ahorrillos...

- Ya, es normal, a tu edad en lo único que se piensa es entener una hipotenusa, para poderse apicar el teorema de Pitágoras. En fin hijo, ¿cuáles son tus grados?

- Eh..., creo que 20-50-110. Pero..., bueno... yo quería..., no sé... también..., es que...

- A ver, a ver qué quieres que no te entiendo nada.

- Pues..., es que no sé..., quería que..., no sé..., he oído decir, no sé, se cuenta que, en fin, que..., pues...

- Bueno, venga, dilo claramente, que no te dé vergüenza, estás aquí para pedirme lo que quieras. A ver, ¿no tendrás fimosis en un vértice?

- ¡Ah, no! No, no es eso, doctor. Bueno... es que he oído decir, bueno, un amigo me contó... que ahora con las nuevas tecnologías se han conseguido triángulos de más de 180 grados.

- ¡Oh, no!, ¡otra vez esos malditos rumores! No y mil veces no. Mira que siento decírtelo, pero es la cruda realidad para todos nosotros, y la geometría clásica lo deja bien claro, no hay vuelta de hoja: la suma de los grados de nuestros ángulos tiene que ser siempre 180. ¿No has estudiado fisiología geométrica en la escuela?

- Sí, ya, pero yo no me creo lo que me dicen en la escuela.

- Bueno, eso no está mal del todo, pero en este caso créeme.

- Y usted, doctor ¿también tiene 180 grados?

- Pues claro que sí, hombre, claro que sí.

- Vaya, yo que me había hecho a la ilusión... Pero...usted miente, doctor, usted me está mintiendo.

- No, joven, es la verdad y hay que saber afrontarla.

- ¡Usted miente! ¡No me mienta! ¡¡¡No me mienta!!!

- No, te digo que... pero ¡¿qué haces?! ¡¡¡Aaaaaah!!!

Y el joven escaleno se abalanzó sobre él, y con su ángulo de 20 grados, el más afilado, le atravesó el tierno corazón. Corrió presto a cerrar la puerta, a no ser descubierto en tan sangrienta escena, y volvió su vértice fatal de nuevo hacia su presa con rabia atrevesándole una y otra vez, furioso, hasta que, desangrado el médico, todo su área se hubo derramado sobre el suelo. Una vez vaciado el contenido del triángulo, cortó hábilmente por sus vértices y obtuvo las tres aristas, todas iguales, hermosas, que acarició con dulzura. El lo sabía de sobra: más que rectángulo, siempre quiso ser equilátero, pero sabía también que eso no era posible, no, él estaba condenado a ser un polígono irregular hasta el ocaso de los tiempos. Guardó las tres aristas bajo su gabardina y escapó por la ventana. No le importaba el precio. Quería ser especial, distinto, Sol en la noche, mar sin olas, nieve negra. No había nada que odiara más que asemejarse a los otros triángulos, ser otro más, ¡Dios mío! ¡A él todos le parecían iguales! Por eso soñó con tener más de 180 grados, por eso quiso ser equilátero, y por eso ahora robaba un cuerpo: para añadirse las aristas, incluso a riesgo de su vida, y tratar de ser, aunque fuera irregular y aunque fuera por unos instantes, un polígono de seis lados.

Portada Latindex | La Prensa Latina | Guía de Buscadores Latinos
WebCams Latinas |
Cultura Hispánica | Guía del Ocio
Central de Recursos Gratis | MegaBolsa (Finanzas e Inversión)


LATINDEX © 1.999-2.002
Todos los derechos reservados

Latindex.com es propiedad de Francisco Martín
Cualquier reproducción total o parcial debe contar con su autorización expresa
Optimizado para una resolución de 1024x768 píxeles y Explorer 4.0 o superior